-jugábamos-

Jugábamos; vos, la luna y yo.

Jugábamos a escondernos como sombras, en el callejón sin luces del anochecer más profundo, donde nuestros cuerpos se confundían con la noche, donde mi piel se fundía con la tuya. Donde mi amor y el tuyo, que era nuestro; chocaba, entraba e irrumpía en nuestra vida.

Jugábamos a enredarnos entre sábanas, a ver pasar los días por la ventana. A escuchar cantar el arrebol de la tarde, a rogarle a la luna que se quedara, a creer de nuevo en fantasías.

Jugábamos mientras yo aprendía de tatuajes, contemplando tu espalda cuando leías, mientras aprendías tú de mí, enumerando cicatrices escondidas. Y el sol nos sorprendió por la ventana llegando el nuevo día.

Jugábamos, a pretender que existía el tiempo, a parar el mundo con vos, a proteger ese amor que fue nuestro –que era nuestro-, a escondidas.

Jugaste vos creyendo que el juego era eterno, mientras la luna entonces, se tornaba menos luna y más vacía.

Y como juegan los niños, seguí jugando y como aclaman los niños dijiste –mía- y fui tuya, de momentos, fui tan tuya como fui mía.

Y de momento también seguí jugando, aunque esta noche entre sábanas, jugués con otra a llamarle mía.

Anuncios

-hadas no tan pequeñas y ángeles sin alas-

-A quienes van por el mundo salvando vidas- y –A quienes esperan por ese alguien que les ayude a salvarse-

Hay gente buena en el mundo, aunque la palabra buena no sea suficiente, lo importante es que la hay. Gente que tornará tu paso por él inolvidable, personas que harán que todo valga la pena (incluso las penas) tan solo en un instante, solo si tienes la dicha de conocerles. Y justo en ese preciso instante, lo entiendes todo.

Entiendes que el mundo tiene sentido, que no hay una sola razón para no querer vivir, y que todo tiene su razón de -ser- y no volverás a ese alguien tu mundo -porque no son del tipo que crean dependencia- simplemente son seres mágicos o de otros planetas que te hacen sentir como aquella amada del ser no terrestre que pasó su jornada en la tierra solo escribiéndole a un amor de otras vidas y galaxias, que sin destiempo un día encontró aquí. Sí, aquí, en este mismo suelo que hoy camino. Personas que te harán desear tener aunque sea la posibilidad de ser aspirantes a un recuerdo, a un pedacito de la vida, del vivir.

Y creo que la emoción de los regalos, esas mañanas de un veinticinco no son ni un cuarto de lo que hoy siento. La felicidad de toparme con lo que mi ser encuentra increíble, de no poder creer que hoy yo -a quien muy bien no conozco- tiene la dicha de encontrarse seres que en una fracción de segundo marquen huellas indelebles en mi memoria que todo lo guarda, todo lo atesora, todo lo recuerda.

Y entre tanta luz -que se irradia y se comparte- me pierdo, me pierdo entre las letras sin encontrar las palabras para poder expresarme y me sigo maravillando, una y otra vez, dejando de luchar contra la utopía de describir lo inefable, que se han vuelto los domingos, todas mis tormentas.

Día a día voy recuperando la fe en la magia que perdí mientras crecía. Esa magia que me hizo creer en las hadas que nunca vi -como en los cuentos- la misma que me hizo pensar que el peor de mis días era increíble si tan solo lograba una sonrisa. La misma magia que hoy me demuestra que quizá las hadas no vuelan, pero sí que te hacen volar con sus traviesas palabras, y que aunque los ángeles oculten sus alas para no ser descubiertos, aquella luz que irradian los delata.

Llego a casa y sigo intentando, sí, intento. Aunque sé que no encontraré las palabras, aunque nada les haga justicia. Lo intento. Porque de alguna forma tengo que agradecer -y recordar- estas nuevas tormentas y tan agradable lluvia. Porque el bolígrafo ahora anda solo y quien le da cuerda ahora se hace llamar vida. Porque tengo la certeza de que la magia existe y la he visto en una sonrisa con nombre de mujer, que al mismo tiempo me ha hecho creer en el amor.

Y sigo entendiendo aunque no entienda aprehendiendo, porque lo tomo como propio, el significado del amor, sonriendo a quienes más que lluvia son tormentas, amando solo porque existen. Aprendiendo que tanto podría ser una noche, porque no es cuestión de tiempo y para todo la vida, quizá dos días.

Sé que en otras vidas voy a encontrarles -lo anhelo- y los reconoceré. Los reconoceré como esas almas libres que tocaron mi puerta para liberar la mía, para hacerme sentir viva. Aquellas que dejaron que mi espíritu danzara en la lluvia y saliera corriendo, para demostrarme que la dicha existe y que la certeza de estar en el lugar correcto, puede encontrarse en un pequeño –muy pequeño- momento y durar toda la vida. Que no somos algo planeado, pero que nuestro encuentro ha de escribirse en ese papel en blanco donde se dibuja nuestro destino, con la necesidad del lenguaje -saben que hablo de palabras- esas que nunca van a faltarme, pero que siempre han de quedarme cortas. Por eso el mismo papel se quedó en blanco, pero lleno de magia. En blanco porque aunque intentara no habría palabra existente para recontar lo maravilloso del momento. Momento en el cual dejo de ser yo para de nuevo serlo –y por vez primera reconocerme ante un espejo- en esta, mi forma humana. Aunque mi letra ya no la entienda, porque estos versos con el fin de compartirse, se escriben solos. Ellas que danzan en estas manos, solo para darme el placer de recordarle.

Me despido, casi sin coherencia. Agradeciendo al mundo, por traerme en sí. Y a la luna por ser testigo y responsable, de que estos seres luz de luna, se cruzaran en mi camino.

Nuevamente sin decir adiós, me despido, como siempre con cartas y por cierto no sé si has de saberlo pero si algún día, miras de lleno, sin ego. Descubrirás que tú más grande héroe se encuentra en el espejo. Y entenderás la frase -ojalá puedas verte, como yo te veo-

À la vie tôt.

-todos los caminos llevan a nuestro amor-

-solo quienes son verdaderamente valientes se atreven a esperar el tiempo adecuado para mostrar su amor-

Jamás entendí esa frase hasta que te conocí, pensé que el amor no dependía del tiempo, que se vivía y se sentía sin pensar en nadie más, que el egoísmo no era penado si se trataba de él. Y llegaste tú con tu amor a destiempo, con tu sonrisa de medio lado y aquellos ojos tristes que brillaban más que la luna llena que nos presentó nuestro último baile, y en ese preciso instante, cuando el tiempo parecía ser lo único que se oponía a nuestro amor, entendí aquella frase. Y me quedé, me quedé –cuando no debía- para luchar por este amor.

Debo admitir que casi me rindo, aquella noche cuando perdí la cuenta de cuántas veces pensé que estábamos destinados a no –ser- pensé que era tiempo de abandonar la batalla, aunque en mi desesperanza seguí esperando, con las esperanzas en lo más bajo, con la sensación de que el amor no era posible para nosotros dos.

-y es que nuestro amor es perfecto pero completamente a destiempo- dijiste.

Perfectamente a destiempo respondí -con una mirada- porque solo podíamos vivirlo de esa manera, con sonrisas y miradas. También ahí descubrí que no podía quedarme con la duda de cómo sería si pudiéramos ser más que eso. Es que la única persona capaz de decodificar el criptex de mí ser eras tú.

Entonces le ganamos la carrera al tiempo (al fin) y aquí estás tú y estoy yo. Tú que aunque no eres mi mundo sabes muy bien como detenerlo con tan solo pronunciar mi nombre. Tú que con cada beso me llevas a lugares que no sabía que existían. Tú que me haces volver a creer en la magia del amor y como puede hacer girar al mundo. Tú que eres tocar el cielo con los pies en la tierra.

Que tienes ese “je ne sais quoi” que mi mirada en segundos captura. Tú que me has enseñado a creer en mi misma. Que haces que mi sonrisa sea verdadera.

Y ahora me quedo, me quedo –por ahora- y estoy segura de que –por ahora- puede significar para toda mi vida. Me quedo por ti y por mí –por nosotros ahora que podemos decirlo en alto- luchando contra todo tipo de destiempo. Porque no hay otro amor –como el tuyo- que me haya enseñado a prender las luces de adentro, a luchar contra la oscuridad y a apagar todas las voces innecesarias. Porque de todos los sonidos del mundo yo solo escucho tu voz –en todas partes-

Y es que siempre has sido tú. Porque contigo voy al fin del mundo, devolviéndome victoriosa si en estás tú. Porque no quiero amores cobardes, porque para mí el arrebol ya no es suficiente para describir la magia que creamos y ni siquiera una aurora boreal se asemeja. Porque para mí nuestro amor es el fenómeno más hermoso y sí comprobé mi teoría se lleva –todo lo malo- a su paso. Y al escucharte tengo la certeza de que contigo quiero estar.

Y sí, entendí la frase. Y estoy dispuesta a esperarte siglo y medio. A pelear con el tiempo, con los miedos y más, y aunque nuestros caminos insistan en no cruzarse, nuestro amor es Roma y todos los caminos llegan a él. Y en mi intento de buscar una palabra para describirle (porque sabes que siempre estoy buscando la palabra correcta) encontré la felicidad.

Voy paso a paso disfrutándote, con la satisfacción de que ahora es el momento exacto. Ahora cuando podemos parar de escondernos. Y debo confesar que nunca había estado tan feliz de no encontrar las palabras para describir lo que a tu lado estoy viviendo.

-la utopía de intentar describir lo inefable-

Alguien me preguntó qué es el amor, sonreí de manera inmediata pensando en tu recuerdo y a la vez tuve que contenerme para no dar como definición tu nombre, sin embargo, pensé en ti. Dije que el amor era inefable –como tú- que era tratar de buscar en el diccionario un montón de palabras que fueran útiles al describirle y fallar en el intento, que el amor es la utopía de poder describir al ser amado, porque en esa perfección del ser es –casi- imposible encontrar palabra alguna que le haga justicia –tampoco conjunto de ellas-. Y es que para mí el amor es eso, es mi intento diario por escribir el prodigio de tus ojos y el ocultismo que encierran tus labios al besarme y al no poder hacerlo, seguir intentando, una y otra vez.

La gente habla, critica y cuestiona el porqué de los hechos: por qué ahora; por qué no antes, por qué no siempre. Mientras sé que es ahora el momento, ahora cuando no quiero cambiarte, cuando puedo decir que te amo tal cual sin idealización, cuando sé que he crecido a tu lado. Es ahora cuando me preguntan el porqué de mi amor y las respuestas son todas y a la vez ninguna. Ahora que no hay forma de explicarlo, que simplemente lo sé.

Ahora que puedo afirmar que te amo con locura, sin razón, sin explicaciones ni inseguridades, ahora que le diste sentido a mi palabra favorita: serendipia; ahora que te amo porque eres, porque existes.

He aquí mi mejor intento de describir el amor sin escribir tu nombre, aunque el siguiente párrafo –como todos- hable solo de ti.

Porque para mí el amor es algo parecido al arrebol. Es crecer a tu lado y combinados formar algo fantástico. Es ser nuestras mejores versiones, es poder elegir todos los días algo diferente y continuar eligiéndote a ti. Es saber que la puerta está abierta y que sin ti no se cae el mundo, que sin ti yo puedo y sin embargo elijo no hacerlo, es elegir quedarme aun cuando las cosas se tornan difíciles –porque el amor no es para cobardes-.

Es mirar tus ojos y saber que no somos la última opción, sino siempre elección, que entre tanta gente te escojo siempre a ti. Que te prefiero una y otra vez por el simple hecho de que eres solo tú, amar es saber que disfrutas tu soledad y de vez en vez cuando eliges compartir la magia de tu ser con el mundo decides hacerlo conmigo. Y finalmente amor es no dejar que la seguridad de lo efímero nos impida disfrutar de lo etéreo.

Y la fiel convicción de saber que en esta definición el amor eres tú, pero también soy yo, porque si algo he aprendido a tu lado –del amor- es que amar es amarte siempre sin dejarme de amar ni una sola vez.

-jueves de muelle y sin miedo de perderte-

Querido Alguien

Ya hace mucho que no escribo cartas, pero no significa que hayan dejado de encantarme. Te escribo ésta porque sé que estando juntos las palabras no me alcanzan. Pero cómo hago, si cada vez que veo tus ojos el efecto es el mismo y las mismas se borran de mi mente, en el momento, las palabras sobran ante tu mirada y aquellas caricias que cada día vas sembrando en mí cuales huellas placenteras me cortejan todo el trayecto para hablarme de ti.

Sin embargo, este es mi idioma. Mi más grande regalo, mi mejor recuerdo y el esfuerzo de hallar las palabras pertinentes para describir nuestros momentos es solo con la intención de hacerlos indelebles.

El tiempo pasa rápido y supongo que cuando se ama las heridas también se van borrando, a eso dijiste, se le llama perdón. Debo confesar que creí que para nosotros era imposible y luego recordé que ese jueves en nuestro pretérito imperfecto no sería nuestro, pero lo fue.

Era jueves –no un viernes cualquiera donde solía esperarte- y aquel muelle que hace no tanto nos causó tanto miedo, parecía ser el paraíso y también el único lugar al que pertenecíamos. Lo suficientemente nuestro para no tener que ocultarnos, pero lo más importante, lo suficientemente nuestro para poder ser nosotros mismos.

Miré tus ojos y más que querer tener la combinación exacta de los colores que en ellos se encuentran, deseaba poder ponerlos en palabras, preguntaste por qué y recuerdo dije –es que la belleza se comparte- y tanta belleza sin duda hay que compartirla. Reíste y entendí la importancia de recordarnos las cosas lindas, importancia que hace tanto parecíamos haber olvidado, y no hablo solamente de aquellas notitas en el espejo, sino también de esas cartas ocultas, que leemos cuando el mundo parece  derrumbarse por completo.

Tomaste mi mano mientras jugábamos a que el tiempo era nuestro –o simplemente no existía- te sentaste justo en el borde de nuestro muelle, mientras tus pies danzaban en el agua, me apostaste a que podrías saltar conmigo y no pasaría nada –a tu lado el miedo no existe- sonreí y no entendiste, por eso quiero explicártelo ahora.

Mientras que tu miedo era el agua, mi miedo era perderte, ya lo había explicado antes, en aquel poema donde sentí te había perdido. La sonrisa se debe a que ahora entiendo que dejarte ir ya no forma parte de mis miedos y que perderte no es la connotación correcta si es por elección propia, asimismo lo que es para ti –siempre vuelve-

Mientras el sol se ponía me invitaste un tequila, y creo que no hay licor que traiga recuerdos tan ambiguos como este, las risas fueron imparables y era tan solo una propuesta y justo en ese preciso instante me di cuenta que el tiempo pasa y todo cambia, porque la última vez que estuve en aquel muelle, alguien dijo que había perdido mi sonrisa y puedo jurar que desvariaba, pero este jueves, estabas tú y estaba yo, mi mejor sonrisa, tu mirada más sincera y la libertad que jamás habíamos respirado de querernos en una piel sin apariencias.

Sé que de verme, mientras te miro quizá me causaría pena –por no decir que estoy segura- porque la sonrisa de enamorada y los ojos brillantes, hace rato, no son lo mío. Sin embargo después de besarte entiendo porque la gente dice –happiness taste like you do- Y es que besarte es poesía, amarte es vivir –te- mientras que tu mirada son galaxias enteras y yo me he perdido en cada una de ellas, para encontrarme, una y otra vez.

Y aquella frase que me hizo perderme en ti cada vez cobra más sentido y nuevamente no hay palabras existentes para describir la calidez de tus abrazos, la liberación que es tu amor,  ni la estela a felicidad que este deja.

Ahora es viernes y no espero más, mi sonrisa sigue intacta, no hay miedo al agua ni a perderte. No somos salvavidas ni nuestras vidas dependen de los pensamientos –o las acciones del otro- soy tan princesa que no necesito un castillo aéreo y las flores crecen solas en aquel jardín que decidimos plantar muy adentro nuestro. No hay culpa –no eres tú, ni soy yo-  o peor –alguien más- no hay listas interminables de nombres que nunca aprenderé, por el simple hecho de que no son el mío.

Solo hay libertades y felicidad, una puerta abierta para amarnos en el tiempo adecuado, sin destiempo. Sin culpas ni egos que alimentar, ni soledades que saciar tras la compañía de besos con ojos abiertos y a medio acabar. El mundo es nuestro, con la ropa puesta, y las estrellas siguen en el mismo lugar. Y esto es solo el intento de poner en palabras –toda la felicidad que somos- si algún día nos da por recordar.

-escríbeme un poema-

Es domingo y la importancia es tanta que te has convertido en mi segundo post del día. Tengo este nudo en la garganta que hace mucho no sentía y me embargan unas ganas de llorar que hacen que mis decisiones sean dudosas.

Dos personas cuyas líneas se cruzaron –en este gran mundo de rectas- y cada día se vuelven más distintas o más distantes y ese pequeño punto donde –aun- convergen posee un reloj de arena que situación a situación acortan el tiempo que resta para que nuestras líneas dejen de tocarse. Y me voy perdiendo y a la vez te voy perdiendo a ti también.

Borré una foto tuya, como si así te borrara de mi vida… como si así dejaras de doler. Ni así, ni al rato –no me pasa todavía- pero pasa que después de tanto no puedo permitirme ni las ganas de llorar ni las de luchar yo sola y tú más que nadie deberías saberlo.

Que aunque te cueste –o no lo entiendas- así vengo –así soy- esta soy yo, este mi idioma, algo inherente a mí. Que soy mis dramas, mi poesía, mi maquillaje, mis canciones a medio cantar, la cerveza de los domingos, el carro a más de ochenta, el paso a menos de tres, la caja de cigarros a casi acabar. Que no puedo permitirle a alguien tomar lo mejor de mí sin aceptar lo demás, que las fiestas, la sonrisa y los consejos, también vienen acompañados de lágrimas y el deseo de que me escuches sin juzgar.

Pasa que no se si esto se acaba pero sé que ya no lucho más. Que vuelvo a blindarme el corazón, que los amigos son solo pocos y el problema nena no sos solo vos. Que no quiero más disculpas que traerán promesas incumplidas, que no me llena solo lo banal, que no puedo ser solamente la conversación de sexo por la tarde, el cigarro y el café, porque para mí ambos vienen con sabor a filosofía.

Que el lugar en mi corazón lo tendrás siempre y que te elegí muchas veces pero pareciera que hoy –o ayer- no nos elegimos más. Pero mejor no pienso en tu manera horrible de cantar y tus chistes malos porque quizá me arrepienta y no me dé la gana de no escucharlos más. Que quisiera decirte –pero no sé cómo- que no entiendo tu indiferencia cuando te hablo de dolor. Que cuando me pediste que te escribiera un poema estoy segura no querías que fuera este.

Que elegirnos es ambigüedad y oxímoron. Es elegir felicidad e indiferencia. Es elegir momentos agradables y también una ola de tristeza. Pero también es una bolsita sorpresa cuando elegimos luchar por todo lo que tenemos para dar.

Sin embargo debo confesar que aunque no sé si te elija de nuevo o vuelva, yo no quiero un Au Revoir sino un À bientôt con la peculiaridad que solo este tiene.  La seguridad de que -aun no sabiendo cuándo- tener la certeza de volver a verle o en nuestro caso volver a querer.

-cómo decir, después de haber dicho tanto- 

Digamos que te conocí en el momento exacto, cuando yo era la indicada y tú el correcto, cuando el destino nos llamaba. Digamos que soy tu Rosa y tu Mí Principito, que nunca fui un Baobab. Digamos que mi sonrisa es lo más lindo que has visto, que tus ojos y mis pestañas hacen la combinación perfecta en la mirada de nuestros hijos. Que a mi lado el tiempo para ti no existe. Que soy yo la que hace que esa canción tenga sentido, la única que sabe cómo tocarla… digamos que sí, que te encanta mi voz.

Digamos que nunca me quedé esperándote, que jamás tuve que recordarte el color de mis flores preferidas porque tú ya lo sabías, que para ti yo era la flor más linda que jamás habías visto. Digamos que a tu lado soy la única princesa y que no necesité corona alguna para probarlo.

Digamos que contigo no había voces extras, que con la tuya solo eran dos. Que estábamos en la misma página –y no en diferentes libros- que ninguno de tus besos me supo a despedida.

Supongamos que este poema no existe –aunque no exista si no lo estás leyendo- y que no le escribo a todo lo que pudimos llegar a ser. Porque el tiempo no era el correcto, yo no fui “the one” y me quedé atrás. Digamos que hoy no te olvidado y que no es otro quien toca la canción –o me la hace cantar- que no me quedé preguntándome cómo es que no volviste más. Digamos que ya no te lloro, que no camino ciertos pasillos con la esperanza de encontrarte y que mi luz no se opacó aquel lunes que dejé tu casa.

Digamos que me convertí en arte, en aquel libro que por primera vez terminaste de leer. Que soy la estrella que más brilla en tu ciudad –aunque la luz a veces no te permita verme- que ya no dices te amo porque te duele pensar en mí, que ella no habla nuestro idioma, no toca tus teclas. Que el olor en su cabello te hace pensar por qué no estoy yo ahí .Digamos que no decimos tanto y que cuando te encuentre no habrá otra en mi lugar.

Digamos “hasta luego” porque no quiero escuchar un “hasta nunca jamás” digamos tanto como podamos y que de tanto decir este poema quede sin acabar.