-vaivén-

Es domingo y la melancolía, toca mi puerta. La toca como yo toco estas teclas mientras pienso en escribirte, la toca; como hace pocas noches me tocabas jurando nunca olvidarme, y una vez más, te recuerdo;

Te recuerdo como esas cosas que uno atesora con el corazón, como aquel recuerdo de un pasado feliz que hoy duele como espiga en el alma. Te recuerdo con nostalgia y tal vez, con un poco de amor. Te recuerdo como sea pero te recuerdo.

Quise salir y correr, una vez más, correr bajo una lluvia que mojara mi cuerpo ardiendo por tu encuentro, bajo una lluvia que se llevara los recuerdos de esos tiempos.

Quise correr y me quedé aquí una vez más con vos.

Con vos que sos vaivén y oxímoron, que sos domingo de lluvia, con vos, que cualquier frase suena a poesía si la recita tu voz.

¿Cuántas veces nos permitirá el amor quedarnos en el mismo lugar? Y ¿cuántas veces más nos negaremos a un amor por miedo al vaivén?

Me quedé otra vez, pensándote, mientras decía no.

No a los recuerdos de un domingo lluvioso, a mis sábanas blancas gritando tu nombre, mientras destilaban tu olor, a las noches de insomnio cuando no llegabas, al vaivén aun cuando la melodía de este tuviera tu voz.

Me quedé otra vez conmigo, y con tus recuerdos, pero sin vos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s