-mientras te pienso-

vas a extrañarme, afirmaste. Sonreí ocultando que ya te extrañaba desde el momento en el cual tus labios dejaron de rozar los míos, aquella noche cuando te fuiste sin despedirte, cuando algo murió sin darnos cuenta, sin decir adiós.

Ya te extrañaba, y desde entonces, sigo extrañándote.

Extrañando tus ojos, piedra preciosa. Tus manos temperatura atardecer. Tu sonrisa que me transporta directo a ti, a tus brazos, a esos días que podrían ser noches enteras sin acabar.

Y así, de repente, sin querer, pero a la vez queriendo, te fui queriendo y te fuiste quedando. grabado en cada latido. Anhelando desde entonces y por siempre, tan esperado encuentro.

esperándo-te estoy desde entonces, con tu sonrisa en mi mente y tu voz, siempre grave, que me alienta a seguir.

poesías, recitabas…

y en poesía yo pensaba, justo cuando tu mirada atravesó la mía
y eso,
eso sí no sé cómo escribirlo aquí.

tu me manques -beaucoup-

 

Anuncios