-de esos días-

de esos días donde me arrancabas la inocencia y bastaba un par de besos desnudos para devolverla, cuando debías desnudarme el alma por completo mucho antes de desvestirme. De esos días donde los lunares de tu espalda formaban constelaciones. Y tus labios se esbozaban de la forma más dulce y tras un gemido, un te amo. 

Aquella cama y la silueta de tu cuerpo al resplandor de la ventana, madrugadas de colores a oscuras, mariposas que revoloteaban. Tu orgullo en la puerta, tu amor a flor de piel, tu pecho; caja de música que calma. Imposible no contemplar la perfección de tu desnudez, observo, siempre lo hago y sonríes, con esa sonrisa a medias que te caracteriza, con esa mirada que brillaba aún en plena oscuridad. 

Y yo, postrada ante la certeza de ser ese el único lugar donde debo estar, petrificada ante el miedo tangible de perderte. Al roce de tus manos, suelto el miedo, al compás de tu corazón mis latidos van galopando, al ritmo de tu aliento voy, detrás, siguiéndolo. Me va faltando el aire mientras te estoy pensando. 

Anuncios

2 comentarios en “-de esos días-

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s