-cómo decir, después de haber dicho tanto- 

Digamos que te conocí en el momento exacto, cuando yo era la indicada y tú el correcto, cuando el destino nos llamaba. Digamos que soy tu Rosa y tu Mí Principito, que nunca fui un Baobab. Digamos que mi sonrisa es lo más lindo que has visto, que tus ojos y mis pestañas hacen la combinación perfecta en la mirada de nuestros hijos. Que a mi lado el tiempo para ti no existe. Que soy yo la que hace que esa canción tenga sentido, la única que sabe cómo tocarla… digamos que sí, que te encanta mi voz.

Digamos que nunca me quedé esperándote, que jamás tuve que recordarte el color de mis flores preferidas porque tú ya lo sabías, que para ti yo era la flor más linda que jamás habías visto. Digamos que a tu lado soy la única princesa y que no necesité corona alguna para probarlo.

Digamos que contigo no había voces extras, que con la tuya solo eran dos. Que estábamos en la misma página –y no en diferentes libros- que ninguno de tus besos me supo a despedida.

Supongamos que este poema no existe –aunque no exista si no lo estás leyendo- y que no le escribo a todo lo que pudimos llegar a ser. Porque el tiempo no era el correcto, yo no fui “the one” y me quedé atrás. Digamos que hoy no te olvidado y que no es otro quien toca la canción –o me la hace cantar- que no me quedé preguntándome cómo es que no volviste más. Digamos que ya no te lloro, que no camino ciertos pasillos con la esperanza de encontrarte y que mi luz no se opacó aquel lunes que dejé tu casa.

Digamos que me convertí en arte, en aquel libro que por primera vez terminaste de leer. Que soy la estrella que más brilla en tu ciudad –aunque la luz a veces no te permita verme- que ya no dices te amo porque te duele pensar en mí, que ella no habla nuestro idioma, no toca tus teclas. Que el olor en su cabello te hace pensar por qué no estoy yo ahí .Digamos que no decimos tanto y que cuando te encuentre no habrá otra en mi lugar.

Digamos “hasta luego” porque no quiero escuchar un “hasta nunca jamás” digamos tanto como podamos y que de tanto decir este poema quede sin acabar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s