-tú: arte. En palabras-

He vuelto a divagar, incluso en clases dibujo corazones en cada espacio en blanco… como si así fuera a llenarlos de amor. Creo verte en cada cara y escuchar tu voz cada vez que alguien dice mi nombre ¿La verdad? Quiero creer que eres tú quien me llama, en mi esfuerzo constante por no olvidarme de tu voz.

Pasan los días, tú cada vez más presente, yo cada día más distante. Y es que si no estás tú cómo confiar en este mundo absurdo –ya casi sin sentido- por las noches no cuento ovejas ni estrellas, trato de enumerar tus pecas hasta dormirme y en mis sueños, ahí estás tú.

Alguien –no importa quién- me ha visto con la mirada perdida y ha decidido preguntarme cómo definiría el arte, he dicho tu nombre porque a tu lado descubrí el color. “No hay poesía escrita que pueda describir la belleza en su mirada, ni elegía que pueda explicar el dolor de su ausencia” creo que le he dicho… y es que tu recuerdo se queda, se fija y atormenta.

Jamás pensé que nuestros momentos tuvieran un precio tan alto, tampoco me digné a cotizarlos en el momento, pero el dolor que ocasiona tu recuerdo es inmensurable –y la palabra le queda pequeña-. Creo olerte a cada rato –tú que hueles a felicidad-, escucharte cada tanto y verte en cada rincón. Intento no recordar los besos en aquella cama porque todavía debo dormir en ella en mi intento por no perder la cuenta de tus pecas. Pero no hay manera que tu aroma la abandone.

La luna sonríe al verte y con ella sonrío yo. Has vuelto –o eso dices- y esta vez para quedarte. No llevas en tu mano aquella lista de nombres eternos y veo en tu mirada las ganas de desnudarme a risas. Veo en tu sonrisa más dientes que lágrimas y unas manos firmes con palmas textura a caricias. –Ha vuelto para quedarse- repito y sin ganas de ser olvidado. Traes flores cada tanto y ellas me recuerdan a nuestro amor: hermoso, efímero y renovable.

Sigo divagando, quizá perdida en nuestro amor. Dibujo corazones en cada espacio en blanco como queriendo llenarlos del mismo, dejando marcas de labios rojos en más que lienzos blancos –y es que aquí ya no hace falta el azul- los cigarros nos sobran porque ya no hay historias tristes que contar y las botellas de vino siempre terminan vacías. Escucho esa canción que habla de faldas largas y bailes a lo loco porque dices que te hace pensar en mí. Y  esta vez cuando me pregunten qué es el arte, diría sin pensarlo que es mirar una foto de cada momento contigo, porque el arte que tú eres –todavía- no he podido ponerlo en palabras.

Anuncios

2 comentarios en “-tú: arte. En palabras-

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s